Hola a todos y todas, bienvenidas/os a mi historia...o mejor dicho,la historia de Natalia...

jueves, 26 de noviembre de 2015

12 Cosas que debes saber sobre #lasmamáscomoyo






1. Las mamás como yo, somos pluriempleadas. La palabra "madre" se queda algo corta para contar nuestras innumerables funciones. Somos, en la mayoría de los casos, las manos, pies y ojos de nuestros hij@s (y esto es literalmente). Somos cocineras, nutricionistas, fisioterapeutas, médicos de urgencia, logopedas, enfermeras, neurólogas, psicólogas, farmacéuticas, inventoras, pitonisas, cuidadoras, abogadas, maestras, ingenieras, nutricionistas, cocineras, guardaespaldas, GPS... y seguro que se me olvida alguna función más. Tenemos además la "suerte" de que todas estas funciones son "gratuitas" y solo tiene sentido para nosotras. Además, no cotizamos a la Seguridad Social ni tenemos derecho a alguna prestación, a pesar de que ahorremos mucho dinero al Estado. Aun así, sí que recibimos algún tipo de compensación, aunque no sea económica. Nuestro sueldo es pagado con besos, con miradas de amor verdadero, con caricias, con buenos días y abrazos, con juegos, con esa compañía constante y sin la cual, ya no seriamos nosotras.

2. Las mamás como yo, no tenemos nombre ni siquiera apellido. Entramos a los sitios con un: "Soy la mamá de... " y ya ni respondemos a nuestro nombre, sino al de nuestros hij@s.

3. Las mamás como yo, no tenemos miedo de ir al médico o al hospital (aunque tenemos que reconocer que, en alguna ocasion, si lo hemos tenido). Las cartas con citas son más que frecuentes en nuestro buzón. Conocemos a cientos de médic@s y enfermer@s que son (casi) de nuestra familia y que nos han ayudado en todos estos años de pruebas e ingresos.

4. Las mamás como yo, no salimos sin un super bolso en donde llevamos todo. No puede faltar la tablet (Ipad en mi caso), una muda (puede que dos), baberos, pañales, toallitas, almuerzo (merienda o cena, por lo que pueda pasar), cuchara especial, un pañito, una toallita o cambiador desechable para el cambio de pañal, agua o zumo, biberón si es necesario, espesante para la disfagia, más pañales (nunca se sabe), edulcorante especial para las intolerancias, el cargador de la tablet, un juguete, las medicinas, la carpeta con los papeles médicos, una mantita si hace frio... y seguramente se me olvide algo. Mary Poppins copió su bolso de una mamá como nosotras.

5. Las mamás como yo, estamos cansadas de la historia de "Bienvenidos a Holanda". Si, es muy bonita, pero ya nos hemos enterado que no estamos en Roma. Con una vez es suficiente.

6. No nos molestan los insultos, sino las miradas. Pueden herir más que cualquier mala palabra.

7. Las mamás como yo, tenemos un repertorio bastante extenso de palabrotas y maldiciones cuando vemos que alguien, sin nuestra tarjeta azul, ha aparcado en los sitios reservados a personas discapacitad@s. "·$%&/W984/&$&%·$/!!!!

8. Las mamás como yo, solemos de ir de tiendas a las farmacias, ortopedias y supermercados, donde tenemos cientos de ofertas. Somos las mejores clientas.

9. Somos expertas en buscar recursos y personas que estén en nuestra misma situación a través de internet. Las redes sociales son nuestras herramientas por excelencia. Son nuestras compañeras y las mejores informadoras. Son nuestra plataforma de queja y reivindicación y donde hablamos con personas, que sin conocerlas, sentimos que son verdader@s amig@s.

10. Las mamás como yo, sabemos lo que es llorar por verdadera tristeza y reír de felicidad por auténticas y grandes alegrías. Nuestras vidas, con sus rutinas y pequeños logros, nos hacen "felices". Y aunque esa felicidad haya tardado en ser comprendida, no la cambiaríamos por nada. Somos felices, porque hemos aprendido a vivir y a dar a las cosas su justa importancia.

11. Las mamás como yo, nos hemos enfadado, en algún momento, con la vida, con el destino, con Dios, con el horóscopo, con los amuletos de la suerte, con nuestra familia, con la sociedad y con un largo etcétera. Nos hemos enfadado, sobretodo porque ninguno de ellos nos avisó, porque nos dejaron tener miedo, por permitirnos llorar tanto, por hacernos pensar que somos diferentes... por muchas cosas. Pero con el tiempo todo pasa, todo se supera y nos damos cuenta de que con nuestras historias, llenas de enfados, no podemos ayudar a nuestros hij@s, pero si a otras mamás.

12. Las mamás como tú y como yo, somos simplementes mamás de niños maravillos@s y eso es lo que verdaderamente nos convierte en personas  extraordinarias.


Busco a #lasmamáscomoyo, y pienso encontrarlas y buscarlas por todas partes. Espero haber conseguido alguna sonrisa en tu cara con esta carta. Puede que tengamos diferencias, que nuestras historias no sean iguales, pero tenemos una semejanza que supera a cualquier hecho de que podamos ser distintas, nuestros hij@s.

Pd: Dedicado a todas las mamás, que sin instrucciones, hemos sacado adelante a nuestros hij@s.



M.D.R.R.M.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus palabras me animan a seguir...

RECUERDA SIEMPRE QUE...

RECUERDA SIEMPRE QUE...