Hola a todos y todas, bienvenidas/os a mi historia...o mejor dicho,la historia de Natalia...

martes, 13 de octubre de 2009

El primer año...


Todo fué tan bien...Natalia era un bebé perfecto,comía bien,demasiado,tal vez,siempre tenía hambre y desde que empezamos a darle cuchara no dejaba ni rastro en el plato,le gustaba todo,carne,pescado,verdura,yogures,fruta...era una maravilla.Dormilona como su hermano,nos dió pocas noches de insomnio,nada más cuando caía enferma con tos o un par de gastroeneteritis que pasó.Yo trabajaba de noche con reducción de jornada y la verdad que Natalia me ayudaba bastante a aguantar el sueño.A las 9 llevaba a Santi al cole y dormía a ratos cuando ella me dejaba...y eso era muy a menudo aunque extraño para un bebé de 7,9 o 10 meses.Yo podía tumbarme en la cama y hasta dar una cabezacita de 1 hora casi mientras ella se entretenía todo ese rato sola con un juguete que yo le diera...podía pasar largos ratos entreteniendose sin ayuda de nadie...aquello ya debió haber echo en mi saltar la voz de alarma...pero no lo hizo,yo presumía de tener una niña buenísima,tranquila,comilona,dormilona...una niña perfecta,pues por entonces además era un encanto de bebé,reía mucho con las carantoñas que le hacíamos y con las "payasadas" de su hermano,le encantaban las cosquillas y que le hiciera el cucutrás y mil juegos de falda,era un bebé feliz...hasta que pasó la barrera del primer cumpleaños...un cumpleaños que nunca olvidaré...mi princesa cumplía un año y empezaba la cuenta atrás hacía el oscuro camino al que se iba acercando poco a poco sin que nadie pudieramos hacer nada por evitarlo.Los síntomas del autismo empezaban a surgir en ella y aquella época...aquellos fueron los peores dias de mi vida,el periodo que va de los 15 meses a los 24 meses de vida de Natalia lo recuerdo como un oscuro túnel en el que mi hija iba entrando y yo no podía por más que quería sacarla de allí,le daba la mano,intentaba agarrarla,sacarla como fuera de aquel lugar donde parecía perderseme...pero mi pequeña no me escuchaba y se perdía más y más lejos en aquel túnel.Pero me juré sacarla del túnel,me juré que si ella entraba yo no me quedaría quieta esperando ver que pasaba y que no pararía de luchar con ella por salir de allí,costara lo que nos costara...Natalia tiene autismo,pero ya hemos salido del túnel y ahora estamos en un camino dificil que la vida nos ha puesto,pero és un camino donde hay luz,donde tenemos esperanzas e ilusión.Hemos aprendido que el autismo no nos va a impedir ser felices,que somos una familia unida y que Natalia,pese a todo és una niña como las demás,con sus emociones,sus gustos,sus risas,sus enfados y sus limitaciones,limitaciones que pesan más que las de cualquier otro niño sin autismo pero que no le van a impedir ser una niña feliz.Como otra madre dice en su blog y pese a que cuando lo leí creí que yo nunca podría pensar así hoy lo digo bien alto : Natalia tiene más de 2 años y su autismo ya no me da miedo.En mi proxima entrada explicaré como descubrimos los síntomas,qué vimos en Natalia que nos hizo saltar la alarma y ojalá mi experiencia ayude a otras madres y otros padres a estar alerta ante los síntomas del autismo,ya que desgraciadamente en las consultas de los pediatras apenas hay información y és una pena.Si los padres contaran con información muchos niños se diagnosticarían antes de entrar en la etapa escolar y su pronostico y evolución sin duda sería cien veces más favorable.Puede hacerse,és fácil,solo hace falta proporcionar a los padres información,igual que se proporciona sobre vacunas,alimentación,etc...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras me animan a seguir...

RECUERDA SIEMPRE QUE...

RECUERDA SIEMPRE QUE...