Hola a todos y todas, bienvenidas/os a mi historia...o mejor dicho,la historia de Natalia...

domingo, 21 de noviembre de 2010

Cuando yo tambien llegué a Holanda...y comencé a sentirme segura y a amar esta tierra que nunca creí que me tocaría pisar a mi...



EL VIAJE A HOLANDA

“Esperar un bebé es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia:Compras muchas guías de turismo y haces unos planes maravillosos: el Coliseo,el David de Miguel Angel, las góndolas de Venecia…
También puedes aprender algunas frases en italiano. Todo es muy excitante.
Después de meses de preparación,finalmente llega el día: haces la maleta yestás muy nervioso.
Algunas horas después, en el avión, la azafata dice: “Bienvenidos a Holanda”.

“¿Holanda?”, preguntas. “¿Cómo que Holanda? ¡Yo pagué para ir a Italia! Toda mi vida he soñado con ir a Italia.”

Sin embargo, ha habido un cambio en el plan de vuelo, el avión ha aterrizado en Holanda y ahí te tienes que quedar.
Así que tienes que salir y comprar nuevas guías de turismo, incluso tendrás que aprender un idioma nuevo.
Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible: se trata, simplemente, de un lugar diferente.
Es más lento y menos deslumbrante que Italia. Pero después de pasar allí algún tiempo y de recuperar la respiración, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts…

Pero todos tus conocidos están ocupados yendo y viniendo de Italia, presumiendo de los días maravillosos que han pasado.
Y durante el resto de tu vida, te dirás: “Sí, ahí es donde se suponía que iba yo. Eso es lo que yo había planeado.”
Este dolor no desaparece nunca,porque la pérdida de este sueño es una pérdida muy significativa.
Pero si malgastas tu vida lamentando no haber ido a Italia, nunca podrás ser libre para disfrutar de lo que es especial: las cosas encantadoras que te ofrece Holanda.

Ya llevo más de una década en Holanda. Se ha convertido en mi hogar. He tenido tiempo para recobrar el aliento, para establecerme y acomodarme, y para aceptar algo diferente a lo que había planificado.
Mirando atrás, reflexiono sobre los años cuando recién arribé a Holanda. Recuerdo con claridad el golpe emocional, mi temor, mi ira - el dolor y la incertidumbre. Durante esos primeros años, traté de regresar a Italia, tal como lo había planeado, pero fue en Holanda que debí permanecer. Hoy en día, puedo decir lo mucho que he andado en este viaje inesperado. He aprendido tanto. Pero, este recorrido ha tomado su tiempo.
Trabajé duro. Compré nuevas guías de viaje. Aprendí un nuevo idioma y lentamente hallé mi camino en esta nueva tierra. Conocí a otras personas cuyos planes cambiaron, al igual que los míos, y que podían compartir mi experiencia. Nos apoyamos mutuamente y algunos se han convertido en amigos muy especiales. Algunos de estos compañeros de viaje llevaban más tiempo que yo en Holanda y resultaron ser guías veteranos, ayudándome a lo largo del camino. Muchos me han alentado. Muchos me han enseñado a abrir mis ojos a las maravillas que pueden contemplarse en esta nueva tierra. He descubierto una comunidad que se preocupa. Holanda no era tan mala. Creo que Holanda está acostumbrada a viajeros extraviados, como yo, y se ha tornado en una tierra hospitalaria, que extiende la mano para dar la bienvenida, ayudar y apoyar a recién llegados como yo.

A lo largo de los años, me he preguntado cómo hubiera sido mi vida si hubiera aterrizado en Italia, como lo planifiqué. ¿Hubiera sido más fácil? ¿Hubiera sido tan enriquecedora? ¿Hubiera aprendido yo algunas de las lecciones tan importantes que he llegado a asimilar? Cierto, este viaje ha sido más retador y a veces yo he pataleado y he exclamado en protesta y por frustración (y aún lo hago).

Y efectivamente, Holanda va a paso más lento que Italia y es menos llamativa que Italia. Pero también esto se ha convertido en una ventaja inesperada. De cierta forma, he aprendido a aminorar la marcha y a mirar más de cerca las cosas, ganando una nueva apreciación de las bellezas notables de Holanda, con sus tulipanes, molinos de viento y obras de Rembrandt.

He llegado a querer a Holanda y a llamarla mi Hogar.

Me he convertido en un viajero del mundo y he descubierto que no importa donde se aterrice. Lo que es más importante es lo que se logre hacer del viaje y que se vean y disfruten de las cosas especiales, las cosas hermosas, las cosas que Holanda, o cualquier paraje, tiene que ofrecer.

Cierto, hace más de una década que llegué a un lugar que no había planificado. Sin embargo, estoy agradecida, porque este destino ha sido más enriquecedor de lo que hubiese podido imaginar. "
 
"Emily Pearl Kinsgley, escritora del programa de TV “Barrio Sésamo” y madre de un niño con Síndrome de Down, escribió este cuento para describir la experiencia de educar a un hijo con necesidades especiales"
 
MI VIAJE PERSONAL A HOLANDA

Hace casi 2 años que aterricé en Holanda...al caer en esta tierra,creí que el mundo se hundía ante mi...el dolor que causó el diagnostico de Natalia en mi fue muy duro de encajar y ...antes de que naciera,siempre soñé con ella...los que me conocen bien,saben que casi desde niña,soñaba con ser mamá...mamá de una princesita a la que le tenia hasta nombre puesto..."Carolina"...ése era el nombre,hasta que me quedé embarazada y por alguna razón,lo cambié.Natalia se llamaba una vecinita que tenía cuando era pequeña...nos queriamos mucho y siempre estábamos juntas hasta que se marcharon a vivir a otro lugar.Siempre me gustó su nombre y ....pues decidí,al saber que en mi barriga llevaba una niña,que ese sería el nombre de mi niña soñada.
La princesita de mis sueños era una muñeca encantadora...morenita,como Natalia,de largas pestañas y grandes ojos...igual que ella..solo que en mis sueños me hablaba...me contaba sus cosas y compartiamos juegos...me miraba picarona mientras me pedia que le comprara el vestido de princesa más bonito del mundo...cantaba canciones cursis  y romanticonas y leiamos juntas cuentos de hadas y duendecillos...en mis sueños...Natalia no tenia autismo ni nada que se le pareciera...era una niña perfecta...una niña irreal.
Natalia...mi Natalia,ella sí és real...y aunque no és perfecta (y quien lo és?),és la mejor hija del mundo.No me importa su autismo...solo me duele por las barreras que la sociedad le pone a causa de él.Pero ella és única para mi y siempre lo será...preciosa y dulce,cariñosa y divertida...ella és ella...mi niña soñada...la princesita de mis sueños...y doy gracias por tenerla...ella y su hermano son lo mejor que me ha pasado en la vida y me siento afortunada por tenerlos...tanto,que a veces pienso que yo no les di la vida,si no que ellos dieron sentido a la mia.
 
Empiezo a sentirme comoda y segura en "Holanda"...he dejado de sentirme perdida en una tierra extraña...



Imprimir

21 comentarios:

  1. Cristina, que cuento tan bonito!!!, nunca lo había leído y me ha gustado mucho porque de una forma sencilla habla de la vida, de esas sorpresas que nos cogen a traición, de improviso y sin estar preparadas y nos rompen los sueño y los planes que durante mucho tiempo habíamos ido forjando. Me encanta comprobar como con el paso del tiempo aprendemos a aceptar esa realidad no deseada y hasta incluso hacerla nuestra y quererla.
    Hace mucho tiempo que yo vivo en Holanda y mi estancia allí ha sido muy dura, cuando yo llegué a esa tierra... no había de nada; durante muchos años me sentí sola, unicamente mi hijo y los tulipanes; después poco a poco y a base de buscar descubrí que había mucho más. Del sueño que tuve un día ya apenas me acuerdo.Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hallo, Dein Blog ist super.
    Viele Grüsse
    Elisabeth

    ResponderEliminar
  3. Natalia es perfecta, un caramelito dulce :)

    Me gusta eso de 'pienso que no les he dado la vida, ellos le dan sentido a la mía', lo que comparto!!! una crece con los hijos y sí que le dan sentido a nuestra vida!

    •(♥).•*´¨`*•♥• Besitos a los dos preciosos de la casa •(♥).•*´¨`*•♥•

    ResponderEliminar
  4. Yo he leído este cuento muchas muchas veces y creo que expresa de la mejor forma posible lo bueno y lo malo de criar a un niño con discapacidad.
    Se me pone un nudo en el estomago cada vez que lo leo y con tus palabras sobre la princesa todavía mas!!!
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Juani,tú llevas más tiempo que yo en Holanda y de mamis como tú,aprendemos las demás...aprendemos a darnos cuenta que Holanda és igual o más bella que Italia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Elisabeth, a mi tambien me gustó tu blog.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Graciela...si,je,je,Natalia és un caramelito de dulce.Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Maria,yo tambien he leido esta historia muchas veces,pero no me había dado por publicarla hasta ahora...és una de las cosas mas bonitas que he leido desde que recibí el diagnostico.
    Un beso gordo para ti y tus preciosidades.

    ResponderEliminar
  9. Cristina que historia tan linda y tan acorde a lo que muchas personas viven. ¡ Que hermosa es Natalia ! es una preciosa princesa.
    Creo que esta historia, se puede aplicar a otras situaciones tambien.
    Te dejo muchos besos y abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  10. Cristina amiga que preciosas palabras y el cuento muy emotivo , ya lo habia leido pero tanto me gusta y me llega que siempre lo leo gracias por compartir, besitos a los tres

    ResponderEliminar
  11. Cristina, creo que nos empezamos a sentir cómodas cuando aprendemos y tenemos herraientas para manejarnos en esto que es tan distinto a lo esperado, no?
    No tiene x qué ser malo, solo distinto :)
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. No conocia y me encantó ya lo copié es muy cierto todo lo que dice me ha llegado mucho, abrazos

    ResponderEliminar
  13. Lenore,y tanto que puede aplicarse a otras situaciones...y tanto.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Marina,por supuesto que no és malo,solo diferente...y cuando comenzamos a conocer este mundo,tambien comenzamos a sentirnos seguras en él...nos damos cuenta de que nuestros niños tienen un mundo enorme dentro que enseñarnos y estamos deseando descubrirlo.Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Rosa,me alegra que te gustara.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo no había leído esta historia!!!
    Besos desde Holanda, digo, desde Alicanteeee!!!!

    ResponderEliminar
  17. No conocía este cuento, me parece hermoso. Un beso para todos.

    ResponderEliminar
  18. Para la autora un "Ramo de Tulipanes Holandeses" así es que se vive!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  19. Anónimo23/11/10

    es muy bonito este cuento,tiene un mensaje precioso,gracias a dios el mundo es grande y lleno de paises maravillosos,no solo italia y holanda,no deberia haber barreras ni fronteras,ser todos iguales y poder ser feliz en cualquier lugar,cada uno con sus diferencias que nos hacen ser seres unicos y especiales.€stoy segura que tu princesa algun dia saldra a visitar otros reinos y lugares que tu misma ni siquiera sabias que existian.Besos para todos

    ResponderEliminar
  20. Hola wapi!! ya te escribí aqui, pero no lo veo... bueno, decirte que es una historia muy bonita y que me alegra que estes feliz en Holanda :) Mi suegri dice que por supuesto, puedes publicar la entrada que le comentaste.. ella no sabe responderte jiji, pobreta! y que muchisimas gracias por el comentario.

    Besitos!!!

    Cris

    ResponderEliminar
  21. la vida nos lleva a lugares inesperados,pero siempre nos enseña y demuestra algo hermoso,lo importante es saver verlo ami me llevo a un solo pais pero con tres provincias diferentes ,espero que arrive una provincia de este mismo pais a donde estoy parada hoy mi nueva provicia llegara en tres meses y estoy anciosa y con un poquitin de miedito.con amor .gi

    ResponderEliminar

Tus palabras me animan a seguir...

RECUERDA SIEMPRE QUE...

RECUERDA SIEMPRE QUE...